¿Cómo motivar a tu equipo de trabajo?

“Solo llegarás más rápido, pero juntos llegaremos lejos”

Algo que muy pocos líderes logran con sus equipos es que sus miembros trabajen con pasión. Motivar a una persona puede ser complicado. Motivar a un grupo de personas puede llegar a ser aún más difícil. Sin embargo, al lograrlo es sencillo llegar a la meta.

Existen diversas maneras para motivar a las personas. Sin embargo, el día de hoy abordaremos el discurso.


¿Qué es la motivación mediante discurso?

Dar un buen discurso no sólo se trata de pararse frente a un grupo de personas y hablar bonito. Tampoco se trata sólo de pronunciar bien las palabras, ni de hablar fuerte y claro. Dar un buen discurso significa lograr el objetivo pensado para alcanzar con el público.

Para ejemplificar lo anterior. Eres espectador en un show de comedia. El comediante con buena voz comienza a hacer bromas, pero nadie se ríe.   

Podrás dar el mejor discurso de la vida, pero si al final nadie hizo lo que querías ¿De qué sirvió?


¿Cómo dar un buen discurso de motivación?

No basta con pararse al frente y hablar bonito. Debes cumplir con el objetivo planeado.  

  • Antes de hablar necesitas tranquilizarte. Controla tu nerviosismo. Camina sin titubeos y párate al frente. Recuerda que nadie creerá jamás en la palabra de alguien que está nervioso. Dime ¿Le confiarías tu dinero a alguien que se comporta de una manera nerviosa?
  • Ya en calma organiza tus ideas. Esto ayuda a que no te confundas y también a no confundir al público. Así también, antes de hablar te sugiero cuides lo que dices. Evita usar palabras que puedan causarte problemas. Sobre todo, en temas complicados.

Ejemplo: imagina que eres arquitecto y el dueño de un asilo te contrata para demoler un edificio y construir otro. Sin embargo, tienes que dar unas palabras a las personas mayores del asilo y tu discurso va así: Vamos a demoler este edificio “viejo e inservible para construir uno nuevo y mejor.

  • Debes estar motivado al hablar. Imagina un discurso en el que el orador llora amargamente mientras intenta motivarte. Además, cuida tu tono y tu dicción. Involúcrate en y con el equipo. No digas ustedes, mejor di nosotros. Por último, jamás dejes de mirar a los ojos de tu equipo.

“… Cuida de tu equipo, ellos cuidarán de tus clientes”   — Richard Branson (Fundador de Virgin)

Sé que te será de ayuda el escrito. Cuídate y disfruta de una grandiosa semana. Sígueme para leer más contenido.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.